Qué ver en Sevilla: paseo por el Parque de María Luisa

¿Te has preguntado qué ver en Sevilla? Aunque el abanico de posibilidades bastante extenso, hoy te os proponemos un viaje hasta el siglo XIX, para conocer el origen del Parque de María Luisa, espacio natural emblemático de Sevilla.

En el siglo XIX Sevilla disponía de pocas zonas verdes públicas, creándose en ese siglo el Paseo de Cristina, el paseo del Duque y el de las Delicias.

No obstante, para remontarnos al origen de una gran parte de la actual ubicación del Parque de María Luisa, tenemos que hablar del antiguo Palacio de San Telmo.

La huella de los duques de Montpesier

Este lugar fue seleccionado como residencia por los duques de Montpesier, Antonio de Orleans y María Luisa de Fernanda. María Luisa era hermana de Isabel II, e hija de Fernando VII y de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias.

El edifico fue sede del Colegio Seminario de la Universidad de Mareantes. En la fachada monumental establece una imagen del santo que le da nombre al palacio, construido en 1682.

La compra del inmueble por parte de los duques de Montpesier se produce en el año 1849, tras huir de Francia por la revolución de 1848.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Fotografía: Miguel García Ramos

Posteriormente, los duques compran parcelas colindantes para ampliar su zona ajardinada, destacando la de Isabela, San Diego y el jardín de climatización de J.B. Enriquez. El encargado del nuevo trazado de las zonas adquiridas fue el jardinero francés Lecolant; creó un jardín de un estilo paisajista inglés recargado.

Este nuevo proyecto se caracteriza por un claro toque romántico con rías, praderas, montañas, fuentes, quioscos, pajareras, gimnasios, columpios, etc., conservándose una zona delimitada para huerto de cítricos.

El tiempo pasa y Antonio de Orleans fallece en 1890, y su esposa entiende la necesidad de una Sevilla que apostaba por un desarrollo moderno. Además, influye también el deseo de la viuda de dotar a la ciudad de un extenso y ameno parque para el uso y disfrute de todos los sevillanos. Así pues, en 1893, María Luisa cede parte de sus jardines al ayuntamiento de Sevilla.

La Exposición Iberoamericana de 1.929

Unos años después, Sevilla protagonizó un hito histórico que marcaría un antes y un después en su historia cultural, la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929. En un principio iba a ser Hispanoamericana, pero tras la entrada de Portugal en la misma se catalogó como Iberoamericana.

El comité organizador se enfrentó a una difícil decisión, el lugar donde se ubicaría la exposición; en un futuro ello supondría realizar un ensanche en la estructura urbanística de la capital hispalense.

Ante la llegada de tan colosal evento, el ayuntamiento de Sevilla pone a disposición de la exposición el Parque de María Luisa, la huerta de Mariana, las Delicias y el Naranjal.

Aníbal González, arquitecto oficial, presenta un proyecto donde definía la localización y el trazado de la exposición, siempre con una idea de crecimiento indefinido con un gran eje quebrado en tres tramos.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Fotografía: Visita Sevilla

La organización de este evento encomendó al jardinero francés Jean Claude Noclas Forestier la remodelación del recién adquirido Parque de María Luisa. En el anteproyecto se respetaba la mayoría de la arboleda existente y proponía una verja ligera como cierre, con la intención de que el parque se convirtiese en un espacio abierto.

Aprobado el anteproyecto en 1911, Forestier comienza con tan importante remodelación cumpliendo lo establecido, siendo ya un proyecto definitivo. La fuente de inspiración del jardinero francés se halla en los jardines de Aranjuez, y en los jardines del Alcázar, Generalife y Alhambra.

Evocación a los sentidos

Además de los árboles, el jardinero respetaría también los principales elementos ordenadores del mismo, como la avenida transversal que unía al Prado de San Sebastián con el Paseo de las Delicias y el estanque de los patos con su isleta central. 

A diferencia del anterior modelo de aire romántico, que se caracterizaba por un gran número de sendas irregulares con curvas libres, entre macizos verdes. El diseño de Forestier presentaba un rígido esquema de ejes monumentales perfectamente conectados.

Los ejes se unían virtualmente en la isleta central de los patos, y terminaba el longitudinal en dos amplios espacios con remate absidial (glorieta de los lotos y fuente de los leones), ubicándose en los lados menores los porches. Todo ello recordaba al patio de la Alberca de la Alhambra de Granada.

Resalta también el diseño de la Fuente de los Leones, de forma ochavada con estos animales en cuatro de sus frentes. La idea era recordar al patio de los Leones del alcázar de Granada.

Tras la fuente, se ubica el conocido monte Gurugú, un montículo cuyo nombre se adopta de la geografía marroquí. Se expresa el reflejo de la relación de Sevilla con la guerra española en dicho territorio.

El parque presenta un aspecto melancólico y romántico en los meses de invierno, estallando en primavera. Destacan los plátanos de la avenida de Hernán Cortés, la Jacaranda en la Plaza de América, sede actual del Museo Arqueológico y del Museo de Artes y Costumbres Populares, ambos espacios catalogados como Bien de Interés Cultural.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Fotografía: El Rincón del Turista

Sin duda, un perfecto complemento lo encontramos en la decoración con macetas o bancos de ladrillos. Otros elementos son los monumentos, grupos escultóricos y la instalación de un nuevo alumbrado eléctrico que sustituyó al de gas.

Ampliación del proyecto

La inauguración del nuevo parque se produce el primer día de la Feria de Abril de 1914. Sin embargo, existía un tema pendiente aún, la conexión del parque con la exposición y la necesidad de disponer de más terreno.

La solución a esta cuestión llega con la cesión que hizo la iglesia, heredera del palacio de San Telmo al morir la infanta, de parte de los jardines del mismo, a cambio de un edificio para un seminario.

Estos terrenos, unido a la antigua huerta de Mariana, más otros terrenos hicieron posible la conexión que se realizó por la plaza de América y por la plaza de España.

Forestier se encargó de remodelación la conexión con el parque y la nueva parcela, próxima al Prado de San Sebastián. Finalmente quedan el parque y la exposición unidos de manera definitiva.

Biblioteca al aire libre

El resultado final es el de un parque romántico por su herencia con los antiguos jardines del palacio de San Telmo, historicista y regionalista, con elementos islámicos (estanque de los lotos). El objetivo era ir acorde con la nuevas corrientes francesas sobre parques urbanos, sin perder la tradición andaluza.

Aníbal González propuso la utilización del parque como biblioteca pública al aire libre; el proyecto se traslada hasta la misma Plaza de España.

Todos los monumentos ofrecían a los usuarios las obras de los literatos, con librerías de cerámica vidriada repletas de libros. Esta iniciativa se llevaría a cabo en otros parques contemporáneos, como el del Retiro de Madrid.

¿Sabías que en las inmediaciones de la Plaza de América podemos encontrar el famoso y popular parque de las palomas? La estampa de esta zona no te dejará indiferente.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Fotografía: El Rincón del Turista

Cultura y simbología

En relación a la labor de azulejería y cerámica albergada en el parque cabe decir que representa una importante labor de un oficio tradicional. Esta labor se repartió entre algunas de las fábricas sevillanas más importantes de la época. Destacan las de Manuel García Montalván, José Mensaque, José Laffite, o San José.

No nos debemos de olvidar así mismo de la labor estatuaria del parque, como las dieciséis victorias aladas sobre columnas de la Plaza de América o La Ciencia y el Trabajo, El Genio y el Arte en la Plaza de Covadonga.

Si deseas visitar esta bella área de manera diferente, recorre parte del área en coche de caballos, bicicletas familiares o simplemente a pie, escuchando el inigualable sonido de la naturaleza.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Mapa del Parque de María Luisa con la Plaza de España

Plaza de España: un eterno saludo hacia América

De planta semielíptica, Aníbal González diseñó la obra arquitectónica cumbre la exposición, a través de un proyecto sufrió varias modificaciones. Inicialmente se pensó en la plaza como un “stadium” para espectáculos al aire libre.

La arquitectura de la plaza simboliza un gran abrazo de Sevilla hasta los territorios americanos al otro lado del Océano Atlántico.

Qué ver en Sevilla: Parque de María Luisa
Fotografía: El Rincón del Turista

La Plaza de España alberga una impresionante balaustrada de cerámica y se ubica sobre una ría, cruzada por 4 puentes de cerámica, que representan los 4 antiguos reinos de España: Castilla, León, Aragón y Navarra.

Podemos encontrar escudos y emblemas de todas las 46 provincias españolas en bancos, más Canarias y Baleares, sumando 48.

Sevilla queda fuera de la presentación, pero aparece en 4 murales a lo largo de la plaza, siendo testigo una estatua del arquitecto Aníbal González a la entrada.

Los usos del edificio han sido de variada índole, desde  Escuela de Arte y Oficios, pabellones de Industria y Agricultura junto con el palacio de Actos y Fiestas hasta Capitanía General y Gobierno civil.

La idea preconcebida de “stadium”  quedó sin efecto tras la colocación de la gran fuente luminosa central de Vicente Traver, que rompe con el esquema original.

Si te gusta el contenido del post, desde el Rincón del Turista te invitamos a que lo compartas, para que todo el mundo conozca esta yoja de la ciudad de Sevilla.

Qué ver en Sevilla: Parque Maria Luisa
Fotografía: El Rincón del Turista

¿Tienes más curiosidad sobre qué ver en Sevilla? Museos, simbología, su provincia, sus calles, su patrimonio histórico-artístico. ¡Descubre Sevilla con El Rincón del Turista!

Fotografía principal: Emilio Sevilla

2019-01-03T11:41:37+01:00 Destinos|Sin comentarios

About the autor:

José Miguel Balcera Barrero. Diplomado en Turismo y Técnico en Marketing y Gestión de Destinos Turísticos.

Deje su comentario