Visitar Itálica como nuevo bien Patrimonio de la Humanidad está un paso más cerca

¿Vas a visitar Itálica próximamente? El Consejo Nacional de Patrimonio Histórico ha incluido al Conjunto Arqueológico de Itálica en la lista indicativa. Esto se traduce en que esta joya arqueológica de época romana opta a ser declarada como un nuevo bien Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La importancia que la civilización romana tuvo en Sevilla queda reflejada en la multitud de vestigios que podemos contemplar en la actualidad, restos de lo que fue una época de esplendor y de gloria en territorios de la Hispalis de la época, a partir del siglo III a.c.

Viajamos hasta Santiponce, municipio de Sevilla ubicado a unos 10 kilómetros de la capital, sede de un legado histórico-artístico de vital importancia para historiadores, arqueólogos, y para los amantes de la historia antigua de España.

Italica, la primera ciudad romana fundada en la Península Ibérica en el año 206 a.c., en el reinado del emperador de Roma Publio Cornelio Escipión, época de la Segunda Guerra Púnica, donde se proclamó el triunfo de Roma frente a Cártago. Los orígenes de la ciudad se remontan al establecimiento de un asentamiento romano en la zona de el Cerro de San Antonio, donde ya existía un asentamiento previo de la civilización turdetana desde el siglo IV a.c.

Hasta la segunda mitad del siglo I a.c., ambas civilizaciones convivieron en el lugar, aunque pronto el emperador Adriano implanta en la zona la cultura social y política de romana. (117-138 d.c.). Daba comienzo un trascendental período histórico que marcaría un antes y un después en las páginas de la historia de España.

Fue en época de Cesar Augusto cuando Itálica adquiere el estatus de municipio, con derecho a acuñar moneda, aunque el período de máximo esplendor de la ciudad sucedió durante el reinado de dos emperadores originarios de Itálica: Adriano y Trajano.

En ese período de tiempo, la zona protagoniza una considerable ampliación de sus instalaciones y una significativa revitalización económica.

Mosaico de Itálica

Fotografía: Francisco Jesús Ibáñez

La ciudad primitiva se encontraba en zona urbana del municipio de  Santiponce; durante el reinado de Adriano, pasa de ser municipio a colonia romana, con el nombre de “Colonia Aelia Augusta Italica”.

Con el paso del tiempo, la importancia de la ciudad va en decadencia, debido sobre todo la ubicación geográfica que suponía la vecina Hispalis, ya que albergaba el antiguo rio Betis, lo cual facilitaba el comercio marítimo y dificultaba a su vez el de Itálica por su lejanía.

Así pues, a partir del siglo II comienza a producirse el abandono de edificios, limitándose cada vez más la vida a la zona antigua o primitiva de Itálica, siendo su influencia en época visigoda bastante débil hasta ser desmantelada tras la llegada de la civilización musulmana a Sevilla.

¿Preparados para viajar al pasado? Te ofrecemos las zonas más importantes que no puedes perderte al visitar Italica en Santiponce, Sevilla.

Murallas

Todas las ciudades romanas estaban rodeadas de murallas como sistema de defensa ante posibles invasiones. De mediados del siglo I a.c., las murallas romanas de Itálica tienen su origen el reinado de Augusto, aunque se tiene constancia de que el emprador Adriano las amplió (llegaron a tener un grosor de 1,5 metros y un perímetro de 3.000 metros) y posteriormente fueron restauradas sobre el siglo VI.

Edificio de la Exedra

Construido en tiempos del mandato de Adriano, ocupa una superficie aproximada de unos 4000 metros cuadrados, y fue erguido en la ampliación que se produjo en el siglo II d.c., usado como lugar de carácter semipúblico para deportes, vida social, baños o reuniones entre otros usos, todo ello perfectamente estructurado por estancias, cada una de ellas destinadas a un uso específico (baños, deporte…).

Es conocida la importancia que la cultura romana le otorgaba al agua, de ahí la existencia en este complejo de un patio con un estanque, sin olvidar la rica ornamentación de mosaicos, columnas y demás elementos arquitectónicos que son seña de identidad de esta eterna civilización.

Termas Mayores

Ocupando un perímetro de 32.000 metros cuadrados, nos encontramos ante una construcción de la ampliación ejecutada por Adriano.

Las termas eran concebidos como lugares donde realizar vida social en la cultura romana, pudiendo encontrar en dichos espacios diferentes opciones: balneario, piscinas y aguas con diferentes grados de temperatura (“frigidarium, tepidarium y caldarium”).

Es un espacio debidamente estructurado donde se clasificaban las zonas de baño, las de deporte o las administrativas;  la ornamentación en forma de mosaico son seña de identidad de las termas.

Termas romanas en Itálica

Fotografía: Rickli Gwendoline

Termas Menores

Aunque no existen del todo evidencias exactas, la construcción de las termas menores se fechan en la época del mandato de Trajano (98-117 d.c.), siendo reforzadas en época de Adriano.

Con una superficie de 1.500 metros cuadrados, cumplían al igual que las termas mayores una función social, de ocio,  oratoria, negocio y deporte, todos ellos aspectos de vital importancia para la cultura romana.

Con salas delimitadas según la temperatura del agua, asentándose la ampliación acontecida en Santiponce en el siglo XIX en parte de la estructura de las citadas termas: el ladrillo y el hormigón son los materiales de construcción  protagonistas visibles.

Casa del Planetario

La importancia de poseer un estatus social alto se consideraba también importante en Itálica, de ahí la construcción de esta zona de 1.600 metros cuadros, destinada a clases sociales altas, período ubicado cronológicamente en el reinado de Adriano.

Perfectamente distribuidas en su interior, destaca un gran patio central, pasando del vestíbulo al peristilo (columnas separadas que rodeaban un patio interior), accediendo desde ahí hasta las diferentes habitaciones y estancias de la casa, salas para restauración, oci, organizadas con patios.

Casa del Planetario Itálica

Fotografía: Vincent Alesi

Casa de los Pájaros

Construida durante el reinado de Adriano, ocupa una superficie de aproximadamente 1.700 metros cuadrados.

Al igual que la Casa del Planetario, estaba destinada a las clases sociales altas de Itálica, destacando el lujo ornamental y la privilegiada ubicación dentro la ciudad, así como un sistema para recoger agua fluvial y un pozo para autoabastecimiento. Por último, las habitaciones se ubicaban al fondo de la casa.

A las habitaciones se accedía a través de diferentes patios menores, tras el patio fortificado con columnas. Existe un mosaico que da nombre a la casa donde apreciamos a este animal, así como una zona destinada a los dioses protectores del hogar.

Cisterna Romana

Con una capacidad de 90.000 litros, las cisternas recibían el agua que llegaba a la ciudad procedente de manantiales y ríos y desde allí era distribuida a depósitos menores, que repartían el agua a diferentes puntos de la ciudad.

Constituida por tres naves comunicadas entre sí y cubiertas con bóvedas de cañón, fueron construidas con hormigón, ladrillo y mortero hidráulico, se ubicaba a escasos metros del acueducto de Itálica, de vital importancia en la época.

Acueductos

Destaca la existencia de dos acueductos, el primero del siglo I d.c., nacido en la zona alta del rio Guadiamar y el otro con inicio en Fuentes de Tejada, que complementa al primero, ambos de época de Adriano, con la misión de abastecer de agua potable a diferentes puntos de la ciudad.

Como curiosidad, destacar que 16 kilómetros del acueducto se construye sobre el suelo, 17 kilómetros enterrado con hasta 30 metros de profundidad y 4 kilómetros sobre arquerías en hormigón, mortero y ladrillo. En la actualidad, se pueden apreciar varios vestigios de esta colosal arquitectura, como por ejemplo el corredor verde del Guadiamar que separa a Gerena de Aznalcóllar, con restos del mismo.

Anfiteatro

De forma ovalada y base de arena con dos entradas, existen indicios que hablan del inicio de su construcción en el mandato de Adriano en el siglo II d.c., pero por lo que se ve nunca se terminó de completar su construcción, hecha de hormigón y placas de mármol.

Operativo hasta el siglo IV, fue testigo de batallas y luchas de gladiadores, animales y cacerías entre otros espectáculos de sangre, con un aforo de aproximadamente 25.000 personas, que se convirtió en uno de los teatros romanos más grande del mundo.

Albergaba una fosa donde se encontraban los animales , en una especie de sótano donde las jaulas de las bestias eran elevadas hasta la superficie.

Teatro

Iniciada su construcción en época de César (siglo I a.c. y siglo I d.c. y en uso hasta el siglo IV, conserva un pórtico con 2.500 metros cuadrados.

La mezcla entre obras cómicas, trágicas o espectáculos de variada temática (actos religiosos, musicales…) hacen del teatro un lugar bastante transitado por los habitantes de Itálica en la época; podemos contemplar una perfecta división del mismo en relación a graderío, escenario y pórtico de 4 lados, sin olvidar la famosa “orchestra” en el centro.

Las gradas estaban ubicadas a diferente altura (“summa, media e ima”, destinada una zona para personas de alto poder adquisitivo (balteus), destacando igualmente la belleza arquitectónica del escenario con el juego de columnas y capiteles.

Edificio del mosaico de Neptuno

Atribuido al período de gobierno de Adriano, dispone de una superficie de 6.000 metros cuadrados, se le atribuyen las mismas funciones que al Edificio de Exedra.

Existe constancia documental de la existencia de una zona de balneario en el edificio, y de una aserie de salas con mosaico, además de poderse observar una distribución con dos habitaciones y un mosaico en el fondo de una antigua piscina que da nombre a la casa.

Mosaico de Neptuno Itálica

Fotografía: makim c.a.

Las vías romanas

Nos encontramos con un trazado de aproximadamente 7 kilómetros de longitud y una anchura que puede llegar a los 16 metros. Acerados porticados, adaptados a la pendiente del terreno con escalones, unos restos de la vía que a día de hoy se conservan  y que pertenecen al siglo II d.c.

La ordenación urbanística de las calles de Itálica expresaban el carácter monumental del entorno, con manzanas rectangulares, bajo las cuales se encontraba un estudiado y completo sistema de alcantarillado y evacuación de aguas.

 Traianeum

Sobre la existencia de templos destinados al culto en la ciudad romana de Itálica se sabe poco, aunque existe constancia de que en tiempos del reinado del emperador Adriano, se mandó a construir una edificación de tipología arquitectónica “octástilo períptero” (rodeado de columnas y con ocho columnas en el frontal, en la parte menor) que ocupaba una hectárea aproximadamente.

Destinado al culto hacia el emperador Trajano, se convierte en un icono de la ciudad, aunque inacabado, del culto a un emperador que cambiaría para siempre el transcurso de la historia de una de las ciudades más gloriosas de Roma en territorio español.

Investigaciones arqueológicas indican el carácter monumental de la arquitectura guiada por Adriano, donde el mármol (columnas en un perfecto juego con estatuas sobre pedestales, pórticos gloriosos), la influencia del agua (fuente) y la ornamentación religiosa (altar para sacrificios) eclipsan un entorno sagrado para la cultura romana.

Tabernaes

En las proximidades a los edificios con función residencial encontramos las típicas tabernaes, establecimientos donde la población romana de Itálica adquiría los víveres básicos para uso y consumo propio.

Normalmente los negocios constaban de dos plantas, ubicándose en la planta baja la tienda propiamente dicha y en la zona alta la vivienda de sus propietarios. Se podían pudiendo encontrar comercios de diferente tipología, entre los cuales destacan panaderías (existencia de hornos de cocción), lavandería, zapatería, talleres artesanales o almacén de bebida y comida).

Itálica

Fotografía: Larry Wentzel

Horarios y precios para visitar Itálica

De 1 de enero a 31 de marzo y del 16 de septiembre al 31 de diciembre

  • De Martes a Sábados, 9:00 a 18:00 h.
  • Domingo y festivos, 9:00 a 15:00 h.
  • Lunes: cerrado, excepto festivos.

De 1 de abril a 15 de junio

  • De martes a sábados, 9:00 a 20:00 h.
  • Domingo y festivos, 9:00 a 15:o0 h.
  • Lunes: cerrado, excepto festivos.

De 16 de junio a 15 de septiembre

  • De Martes a Domingo y festivos, 9:00 a 15:00 h.
  • Lunes: cerrado, excepto festivos.

Otra información de interés

  • La taquilla finaliza treinta minutos antes del cierre del Conjunto.
  • Los museos y conjuntos arqueológicos y monumentales abrirán todos los festivos, incluidos los locales, con excepción del 1 y 6  de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31de diciembre.
  • Servicio de guía intérprete, parking y zona comercial.

Duración aproximada de la visita: 2 horas

Precios

  • Ciudadanos de la UE acreditados: gratuita.
  • Otros Países: 1,50€.

Localización y contacto

  • Avenida de Extremadura 2, C.P. 41970, Santiponce, Sevilla.
  • Teléfono: 955123847    Fax:955542937

Email: info.italica.ccd@juntadeandalucia.es

Desde El Rincón del Turista os ofrecemos la posibilidad de conocer mágicos rincones de Andalucía. Si te ha gustado el contenido, compártelo.

¡Reserva tu hotel en Sevilla y disfruta de experiencias únicas en este pequeño paraíso del Sur de España!

¡Visitar Itálica es un plan excelente para continuar descubriendo nuestro pequeño gran mundo!

Fotografía principal: Carol Raddato

2018-10-26T15:11:49+00:00 Destinos|Sin comentarios

About the autor:

José Miguel Balcera Barrero. Diplomado en Turismo y Técnico en Marketing y Gestión de Destinos Turísticos.

Deje su comentario